Después de seis años de construcción, el Proyecto Hidroeléctrico Reventazón opera al 100%. Cuatro unidades generadoras y la Central de Compensación Ecológica constituyen una capacidad instalada de 305,5 MW (megavatios o megawatts) para generar la energía eléctrica suficiente para abastecer a más de 500 mil hogares.

La construcción de Reventazón inició en 2010. Su financiamiento se efectuó con la creación de un esquema con inversión directSitio de Prensaa y la participación de la banca nacional –pública y privada–, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y la Corporación de Financiamiento Internacional del Banco Mundial (IFC).

Reventazón es la 31º planta del ICE y  tuvo un costo aproximado a USD $1400 millones. Esta es la obra más grande de Centroamérica, formada por obras de gran tamaño como la represa, túnel de conducción, el embalse, la casa de máquinas, el tranque de oscilación, entre otros.

Durante su construcción, Reventazón efectuó una serie de acciones en favor del medio ambiente y las comunidades locales: construyó 41 obras en las comunidades entre caminos, escuelas y centros comunales, efectuó programas de alfabetización, capacitación técnica, prioridad de contratación a vecinos, rescate de especies de flora y fauna, rescate de piezas arqueológicas, entre otros.